Cargando...
Si éstuvieras registrado podrías llevar un registro de los relatos, poesías y libros leídos, contactar con los escritores y muchas cosas más. ¡Hazlo ahora, es gratis!
       

Monedas de oro

04-03-2014     (25 votos, 56 puntos)     6528 lecturas     9 comentarios
Comparte en Google+
Comparte en Facebook
enlace permanente

Jorge estaba, tomándose una copa en un bar como solía hacer casi siempre. Estaba sentado en la barra de un pequeño bar y solitario de un pueblecito de escocia. Donde por trabajo se había trasladado a vivir hacía varios años. A jorge le gustaba ir a ese bar, porque era el único que tenía el brandy que él solía beber, el bar era de unos españoles. Además del camarero, tan sólo tres clientes más aguantaban en el local a esa hora. De repente se oye la puerta y entra un hombre muy bajito. Se sienta al lado de jorge y pide una guiness, en cuanto se la ponen  se la bebe con deleite. Entablan una conversación ligera. Jorge le sigue el rollo. Después de un rato y varias pintas más y varias copas.

La conversación se vuelve más íntima. Jorge le cuenta sus penas, sus agobios del trabajo, nada le sale bien. El enano le da palmadas, consolándolo y empieza a contarle sus penas, pero sus penas son muy raras, le habla de oro, de ollas, de arcoiris y tréboles. Jorge le ofrece una copa de brandy. El enano acepta y abre mucho los ojos: “Esta delicioso” Desde entonces abandona su guinness y bebe brandy con jorge. Como parece muy borracho, jorge no cree ni una palabra de lo que dice a continuación se queja de que todo el mundo le busca solo por el interés, solo quieren su oro, no tiene amigos. Le confiesa en voz baja que el es el duende que custodia la olla llena de monedas de oro al final del arcoiris. Jorge le dice que no se preocupe, que él no quiere su oro.

Al amanecer el camarero les echa. Se acompañan hasta un punto en el que se separan, dándose la mano. “¿Nos volveremos a ver?” pregunta jorge. “No lo creo” responde el enano. agitando la mano y perdiéndose en las calles. Jorge se despierta al día siguiente con dolor de cabeza. Al levantarse ve algo brillante sobre la mesa de su salón. Hay una botella de brandy, un puñado de monedas de oro y una nota: “ Gracias por estar conmigo solo por mi y no por mi oro, y gracias por enseñarme a apreciar este maravilloso licor. Eres un buen amigo. Ayer te mentí en una cosa, quizás si volvamos a vernos. Ten mucha suerte y búscame al final del arcoiris”. Jorge sonríe, abre la botella de brandy y, tras brindar con el ausente enano mirando al cielo, bebe un largo trago.

Magda Perelló
(Pulsa aquí para acceder a su perfil)
Comparte en Google+    Comparte en Facebook   

Opiniones de los lectores

El día 04-03-2014 un usuario anónimo dijo:
Interesante relato en donde la moraleja podría ser: El que obra bien le va bien.
El día 04-03-2014 un usuario anónimo dijo:
Qué ganas de tomarme un brandy! Genial relato!
El día 07-03-2014 Daniel Isaac dijo:
Interesante! Deja abierta la idea de una segunda parte, ojalá la autora se anime a hacerlo.
El día 07-03-2014 Daniel Isaac dijo:
Interesante! ¿Será que inconscientemente se nos instiga a que no importa que seamos borrachos, podemos ser buenos? Ojalá no sea así, el alcohol es algo terrible y quienes consumen de él.
El día 07-03-2014 Magda Perelló dijo:
Gracias a todos los que han leído mi relato y comentado. Y contestando a un comentario. En ningún momento con este relato, quise instigar a nadie que beber alcohol es bueno. Al contrario el alcohol es malo. Saludos!
El día 08-03-2014 dijo:
El alcohol solo es malo en exceso, tampoco hay que demonizarlo ^^
El día 06-06-2014 RAFAEL CARRILES (Mijjo) dijo:
Es un buen relato reflexivo, que nos trasmite algo que en el mundo materializado actual se ha perdido, el interés en las personas por lo que son, por lo que han vivido, gozado o sufrido, por conocer su esencia, defectos y virtudes, carencias y dones y por admirarnos de toda esa riqueza que representa cada ser humano. Hoy en día en el reino de la monarquía bancaria, se valora o se desprecia a las personas y son de interés o no, según su capacidad monetaria, soslayando todas las demás de sus capacidades o cualidades. La reflexión del relato nos recuerda que una amistad desinteresada y sincera nos dejará una mayor y perenne riqueza.
El día 24-09-2014 Andres montiel amezcua dijo:
Muy buen relato, un saludo
El día 31-01-2015 un usuario anónimo dijo:

El escritor da libre albedrío a su imaginación y ella hace horas extras.

Disfruté el relato, amigazo

Shalom

B.B.

¡Comparte tu opinión!

Licencia del relato

El texto es propiedad de su autor, que se reserva todos los derechos sobre él. MundoLiterario tan sólo posee permiso para publicarlo en ésta página web. No se permite la difusión o distribución salvo permiso expreso de su autor.
¿Hay algún problema con éste texto? Repórtalo, por favor.

Más relatos del mismo autor/a

Colabora con MundoLiterario

MundoLiterario es un proyecto personal de Andrés Álvarez y Magdalena Perelló, que no cobra a los usuarios ni por publicar ni por leer. Los escritores reciben el importe completo por sus ventas (salvo la comisión de Paypal).

Mantener vivo MundoLiterario es costoso. Si lo deseas, puedes colaborar a que continúe funcionando y creciendo con una pequeña donación, utilizando los siguientes enlaces. ¡Muchas gracias!

Donar 5 € Donar 10 € Donar 20 €
Donar otra cantidad
Sigue a MundoLiterario

Tras el arco de hiedra

Un viaje al pasado repleto de secretos y misterio. Una mirada a un futuro inesperado, encerrado al otro lado de una puerta rodeada de un halo de misterio y fatalidad...

Leelo ahora

¿Quieres que tu novela aparezca aquí?
¿Quieres reseñar tu novela?

Secciones
Secciones
Buscador de relatos
Publicidad
Buy Backlinks
Sell Text Links