Cargando...
Si éstuvieras registrado podrías llevar un registro de los relatos, poesías y libros leídos, contactar con los escritores y muchas cosas más. ¡Hazlo ahora, es gratis!
       

Mi peor pesadilla

18-04-2017     (1 votos, 3 puntos)     34 lecturas     0 comentarios
Comparte en Google+
Comparte en Facebook
enlace permanente

Esta es una pesadilla que tengo muy de vez en cuando, sobre todo cuando estoy muy estresado.

Sueño que estoy en una casa muy grande, de varias habitaciones. La casa en mis sueños esta toda limpia y ordenada, además hay varios mayordomos y mucamas que la limpian todos los días.

En mis sueños me levanto a las 10 de la mañana y mi mayordomo me sirve en la cama té ingles con tostadas recién orneadas, después salgo al balcón y veo a mi mujer nadando en la piscina.

Justo capto el momento en el que ella desliza su escultural cuerpo saliendo de la piscina. Generalmente balancea su hermosa cabellera y mira hacia donde estoy; y  haciendo un ademán con sus manos me envía un beso flotando en el aire.

Después mi mayordomo me viste, subo a mi rollsroyce y le indico al chofer que quiero ir a la oficina de mi empresa.
Dentro del Rollsroyce atiendo importantes negocios por mi teléfono satelital y justo al llegar a la oficina sucede lo peor...

Al bajar del auto, uno de mis empleados de confianza se me acerca en evidente estado de agitación, y me dice que las acciones de la empresa  han subido un 1000 % por ciento. También me cuenta que el gobierno chino nos ha dado licencia para vender nuestros productos a casi mil millones de personas;  y sin competencia alguna.

Además me entero que el numero que aposté el día anterior ganó el premio mayor de la lotería de quinientos millones de dólares.

Ya no soportando más mi amargura, decido ir hasta mi oficina de 200 metros cuadrados en el septuagésimo séptimo piso del edificio más lujoso de la ciudad.
Mientras subo por el ascensor, una mujer embarazada a mi lado entra en labores de parto y le ayudo a tener a su hijo dentro del ascensor.
La mujer da a luz a un niño y me dice que ella es la hija del rey de arabia, y que el hijo que tuvo es el heredero directo de su padre. Ella me ofrece varios reinos árabes como agradecimiento y el anillo de mando de su padre. Pero yo lo rechazo diciendo que solo cumplía con mi deber.

Al salir del ascensor me encuentro con el presidente, el cual me extiende la mano agradeciéndome por el empréstito que le dí al gobierno, que salvó a la nación de caer en la banca rota. También me agradece las negociaciones de paz con el presidente ruso (el cual es mi amigo); y me dice que si no fuese por esa intervención tan oportuna de mi parte, el país entraría en guerra nuclear con rusia.

Yo le agradezco su amabilidad y después de sacarme unas fotos con los reporteros de la revista Times, los cuales me declararon hombre del año; entro a mi oficina.

En mi oficina me espera mi secretaria vestida en lencería con una botella de champagne en la mano. Con un gesto provocador me incita a que le haga nuevamente el amor, pero yo la rechazo diciéndole que tengo cosas más importantes que hacer.

Cuando se retira de mi oficina, me siento en mi sillón de fibra de carbono y saco desde adentro del cajón de mi mesa de Nogal bañada en oro; un revolver de platino calibre treinta y tres.

Cansado de mi terrible existencia, amartilleo el percutor del arma y jalo el gatillo varias veces sobre mi cabeza, con tanta mala suerte que el arma se encasquilla. Algo muy extraordinario, tratándose de un revolver.

Calculando la millonésimas de posibilidades en la que un revolver se puede encasquillar, me dirijo a la bóveda donde guardo el oro y el dinero que gano con mis empresas.

Abro la puerta circular de tres toneladas de peso y me hecho en el suelo, luego tomo una de las abundantes bolsas de dinero, y después de contar mas de veinte millones de dolares en billetes me quedo dormido.

Allí es cuando despierto y termina la pesadilla. Todo vuelve a ser normal...

Prendo el televisor y veo el suicidio en vivo de un hombre que se arroja al precipicio desde un décimo octavo piso.
También escucho sobre un grupo de jóvenes que fueron violadas de forma masiva por el ejército de soldados de un país que no conozco.
O que el mes próximo subirán un cien por ciento el precio de los alimentos en todo el país.

Al salir de mi casa un viejo mendigo me pide limosna con lagrimas en los ojos, y escucho el llanto del bebe de mi vecina, la cual fue desalojada y ahora vive en la calle por no poder pagar la hipoteca del banco...

Pero eso ya no importa, por suerte la pesadilla que me atormenta todas las noches se ha acabado y ahora vuelvo a la realidad... a seguir durmiendo en paz...

Alan Hurd Wood
(Pulsa aquí para acceder a su perfil)
Comparte en Google+    Comparte en Facebook   

¡Comparte tu opinión!

Licencia del relato

El texto es propiedad de su autor o autora, que se reserva todos los derechos sobre él. MundoLiterario tan sólo posee permiso para publicarlo en ésta página web. No se permite la difusión o distribución salvo permiso expreso de su autoro autora.

¿Hay algún problema con éste texto? Repórtalo, por favor.

Más relatos del mismo autor/a

Colabora con MundoLiterario

MundoLiterario es un proyecto personal de Andrés Álvarez y Magdalena Perelló, que no cobra a los usuarios ni por publicar ni por leer. Los escritores reciben el importe completo por sus ventas (salvo la comisión de Paypal).

Mantener vivo MundoLiterario es costoso. Si lo deseas, puedes colaborar a que continúe funcionando y creciendo con una pequeña donación, utilizando los siguientes enlaces. ¡Muchas gracias!

Donar 5 € Donar 10 € Donar 20 €
Donar otra cantidad
Sigue a MundoLiterario

Tras el arco de hiedra

Un viaje al pasado repleto de secretos y misterio. Una mirada a un futuro inesperado, encerrado al otro lado de una puerta rodeada de un halo de misterio y fatalidad...

Leelo ahora

¿Quieres que tu novela aparezca aquí?
¿Quieres reseñar tu novela?

Secciones
Secciones
Buscador de relatos
Publicidad
Buy Backlinks
Sell Text Links